miércoles, 21 de diciembre de 2011


La luna se muestra, la niña descansa.
Y hay noches, que un ángel, alcanza sus ramas.
El árbol concede todas sus manzanas
Y el Sol, en su viaje, se viste de gala
Soñando poder, al llegar la mañana

Ver a estos dos locos, fundiendo sus almas.


El árbol, la niña y el angel.